Recortes de prensa

El CIE de Madrid discriminó a los internos cuando aplicó el protocolo del ébola, según un juez

Policias-Centro-Internamiento-Aluche-Madrid_EDIIMA20140822_0212_16

  • Tras surgir un caso sospechoso de ébola, los inmigrantes no tenían mascarillas, aunque los agentes las llevaban, y estuvieron encerrados en sus celdas durante horas sin recibir alimentos ni ser informados de qué ocurría
  • “El mismo derecho tienen las personas internadas que los agentes de policía a disponer de mascarillas, sin que exista ninguna norma jurídica que permita tan flagrante discriminación”
  • “Sin información y transparencia, lo que se produce es el simple ejercicio de arbitrariedad policial”, sentencia

Artículo de Gabriela Sánchez (más…)

La Policía concreta en una circular los criterios para ingresar en los CIE

  • Según la Dirección General, se trata de que solo entren los inmigrantes cuya expulsión del país sea “viable”
  • Los cinco Centros de Internamiento de Extranjeros que hay en España están al 48% de su capacidad
  • El reglamento de los CIE incumple buena parte de las últimas resoluciones efectuadas por los Juzgados de control, las instancias encargadas de la inspección de las condiciones en los centros

(más…)

Cuatro claves del reglamento CIE

La normativa que regulará los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) intenta implicar a las ONG para dulcificar la imagen de las llamadas cárceles de inmigrantes

Christian Orgaz sociólogo e investigador sobre instituciones totales en la UCM>

La Ley de Extranjería aprobada en 1985 creó la posibilidad del internamiento administrativo. Esta ley fue la condición sine qua non para la incorporación al Espacio Schen­gen. Desde entonces,el Estado español se ha convertido en la fron­tera sur de la Europa Fortaleza. Ha militarizado sus fronteras, encerrado y expulsado a decenas de miles de personas. Ahora, 29 años después, se publica el Real Decreto 162/2014, de 14 de marzo, por el que se aprueba el reglamento de funcionamiento y régimen interior de los centros de internamiento de extranjeros. ¿Por qué ahora?

Sin duda por el contexto y la acción de denuncia jurídica y social de las diversas organizaciones sociales e instituciones ante las constantes vulneraciones que, en los casos más extremos, adopta la forma de malos tratos, violaciones y muertesEl fallecimiento de Samba Martine en 2011 e Idrissa Diallo en 2012 por la negación de la atención médica necesaria puso en jaque la gestión gubernamental de los CIE ante la opinión pública. El ministro de Interior respondió anunciando la “inminente” aprobación de un reglamento que evitaría estas situaciones. Nada más lejos de la realidad, en diciembre de 2013 muere Aramis Manukyan se suceden diversas denuncias por agresiones en los CIE.

(más…)

CIEs: el Reglamento de la vergüenza o la normalización del racismo

Artículo de Patricia Orejudo

El pasado 15 de marzo el Boletín Oficial del Estado publicó el Real Decreto por el que se aprueba el Reglamento de funcionamiento y régimen interior de los centros de internamiento de extranjeros (CIEs).

En la Exposición de motivos se califica a la norma de “oportuna”, se indica que ha sido adoptada “teniendo en cuenta la experiencia adquirida desde la implantación de esos centros” y se afirma que el Reglamento dispone un “tratamiento detallado de los diferentes aspectos de las condiciones en las que debe producirse el internamiento, que redunde en el incremento de las garantías de los extranjeros”.

¿Por qué, entonces, numerosas organizaciones de defensa de los derechos humanos lo califican como “Reglamento de la Vergüenza”? Razones no faltan.

(más…)

Ser mujer en los Centros de Internamiento de Extranjeros

Image

Olga fue a comisaría a denunciar una violación y terminó encerrada en un Centro de Internamiento de Extranjeros. Varios informes documentan cómo afectan a las mujeres los abusos y las vejaciones en los CIE.

Por Irene Ruano Blanco
Madrid

“Yo miraba todo, las cámaras, las rejas, era como una cárcel (…). Mu­chos policías mirándome como si yo fuera una mierda (…).En 52 años de mi vida nunca había estado en ningún sitio parecido. Madre mía, entonces sólo pienso ¿pero qué ha pasado conmigo en España?”. Así narra Olga su paso por un Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) en el informe Violadas y expulsadas de la Fundación Aspacia. Olga fue a comisaría a denunciar una violación y terminó encerrada en el CIE durante 48 días por encontrarse en situación administrativa irregular. Du­rante esos 48 días y como consecuencia de la violación, Olga presentaba sangrado vaginal, pero no recibió ningún tipo de asistencia médica o psicológica, más allá de calmantes y compresas.

Como afirma la Asocia­ción para la Prevención de la Tor­tu­ra, las mujeres se enfrentan a mayor vulnerabilidad y riesgo que los hombres.

El Reglamento CIEs y el fetiche jurídico

Artículo de Nacho Trillo
@laredjuridica

Desgraciadamente una de las formas más extendidas de fetichismo en la actualidad es el fetichismo jurídico. Digo desgraciadamente porque entiendo que debe de haber unos cuantos otros fetiches mucho más placenteros que cualquier tipo de devoción por las normas jurídicas. Pero también digo desgraciadamente por los efectos del fetichismo jurídico que, como sucede en el caso del Reglamento sobre Centros de Internamiento de Extranjeros, suelen ser funestos. (más…)

Mujeres y CIEs

Image

Este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, es importante visibilizar la situación de maltrato y pérdida de derechos que sufren muchas mujeres en los Centros de Internamiento de Extranjeros.

Por Patricia Orejudo

NOURA

Conocí a Noura cuando estaba encerrada en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Aluche (Madrid). Más de la mitad de su vida había transcurrido fuera de Túnez, el país donde nació: antes de venir a España había pasado dos años estudiando en Francia y ya llevaba quince viviendo en nuestro país. Aquí tenía su núcleo social. No me extrañó, pues, que se sintiera española. Tampoco que sufriese constantes y evidentes crisis de ansiedad, que temiese la deportación. No se trataba únicamente de saber que con eso se quebraría todo lo construido, que quedaría definitivamente roto su modo de vida. Estaba también la perspectiva de volver a un entorno salvajemente hostil.

Si apareces por aquí, te corto la cabeza y la paseo por el pueblo– le había dicho su padre.

Es que si no lo hace tu padre, lo hago yo– le aclaró por teléfono su tío.

Y con todo, lo peor, lo que destrozaba el ánimo de Noura, era saber que la deportación supondría separarse de su hijo de ocho años, que quedaba en España. Sin madre. En su España. (más…)