Mes: octubre 2016

POR EL CIERRE DE LOS CIE Y EL FIN DE LAS DEPORTACIONES Y LA IMPUNIDAD POLICIAL

El pasado 18 de octubre, una treintena de internos en el CIE de Aluche (Madrid) ocuparon la terraza del centro como protesta pacífica. Algunos de ellos estaban enfermos y, según denunciaron, no habían recibido atención adecuada. Trataron de que les recibiera el director del Centro utilizando el buzón habilitado para ello, sin obtener respuesta. Sumada a las pésimas condiciones de su internamiento, esta situación los empujó a organizarse para reclamar sus derechos. Pasaron la noche a la intemperie. Reclamaron su libertad y nos regalaron su ejemplo de resistencia, solidaridad y dignidad.

Esa noche los internos realizaron varios intentos de negociación con la dirección del Centro, quien les aseguró que no sufrirían represalias por la protesta y que sus demandas serían atendidas. Tanto durante las 10 horas de protesta como al día siguiente, las autoridades del CIE impidieron la entrada a cualquier visitante: ni familiares o amigos, ni las asociaciones acreditadas para visitar a internos, ni diputados del Congreso, ni concejales del Ayuntamiento de Madrid pudieron acceder al recinto.

A pesar de las promesas iniciales, según denuncian los internos, mientras estuvieron incomunicados fueron víctimas de agresiones por parte de la policía, lo que finalmente les llevó a declararse en huelga de hambre desde el pasado viernes 21 de octubre hasta el sábado 22.

La dignidad no puede ser encerrada ni sometida dentro de un CIE, tampoco deportada en un barco o un avión, por esta razón apoyamos la reivindicación de libertad y trato digno como expresión de protesta tan importante como legítima ante las políticas migratorias de la Unión Europea .

La investigación de este tipo de sucesos suele quedar truncada por la rápida deportación de las personas involucradas, lo que entorpece la acción de la justicia y crea un contexto de impunidad que es un caldo de cultivo para futuros malos tratos, torturas y vulneraciones de derechos. Desde la Campaña Estatal por el Cierre de los CIE manifestamos nuestra preocupación por la posible deportación de las personas que protestaron, que a día 28 de octubre continúan internas, y por el trato que seguirán recibiendo los futuros internos.

_____________________

Los Centros de Internamiento de Extranjeros son herramientas del entramado de políticas racistas a las que están sometidas las personas extranjeras más vulnerables. Personas a las que, por estar en situación administrativa irregular, se les encierra en contra de su voluntad, a la espera de que les deporten por no cumplir una función deseable en el sistema neoliberal.

Por otra parte, las lamentables condiciones del CIE no son un problema puntual ni específico del CIE de Aluche, sino que es un problema estructural que afecta a todos los centros de este tipo. El CIE de Zapadores (Valencia) se encuentra cerrado temporalmente debido a una plaga de chinches a la que no se acaba de poner solución y somete a los internos a una tortura cotidiana. El CIE de Barcelona ha reabierto en medio de una fuerte polémica por no cumplir las mínimas condiciones humanitarias. Del CIE de Murcia se han fugado cerca de 70 internos la semana pasada. Hace unos meses las trabajadoras sociales solicitaron de nuevo el cierre del CIE de Barranco Seco en Canarias ante las deficientes infraestructuras. Incluso el propio Ministerio del Interior ha reconocido ante un juez que no puede garantizar las mínimas condiciones y que eso podría llevar al cierre de los CIE por imperativo legal, como ya denunció la Campaña Estatal por el Cierre de los CIE.

Quien termina encerrada en un CIE, privada de libertad en contra de su voluntad por una falta administrativa, lo hace para esperar su deportación de la forma más angustiosa posible y sometida a vigilancia policial y rutinas de control continuas, con restricción de horarios y comunicación con el exterior y con atención sanitaria insuficiente. Esa persona puede pasar dos meses interna, consciente cada día de que en cualquier momento puede recibir la notificación de su expulsión con sólo 12 horas de antelación.

Arrancada de su entorno social y de su trabajo de la forma más brusca, la persona interna pierde el control sobre su propia vida. Sufre la falta de garantías jurídicas propiciada por la brevedad del procedimiento, la frecuente vulneración del derecho al asilo, y es desconocedora del futuro que le espera. Está completamente desprotegida. Los CIE no son centros de acogida: son las inhumanas antesalas de la deportación. Los CIE rompen las vidas de nuestros vecinos y vecinas migrantes. Y cuando las personas internas consiguen ser puestas en libertad tras su internamiento en el CIE, lo hacen en unas condiciones de vulnerabilidad y desprotección extremas.

Estas personas soportan una cadena de abusos y malos tratos perpetrada por el Estado, ese mismo que, en lugar de proteger sus derechos, pretende criminalizarlos. Pero no lo van a conseguir. No vamos a permitir que perdure el racismo institucional que hoy impunemente se impone en nombre de la seguridad. Porque somos muchas las que hoy cuestionamos esa idea deformada de la seguridad, y exigimos seguridad para nuestras vecinas y vecinos de origen extranjero. Estas personas no son peligrosas: están en peligro. Y ese peligro viene de todos los organismos, públicos y privados, que imponen el racismo institucional.

El entramado migratorio es hoy un cúmulo de medidas de estigmatización, exclusión y criminalización, un proceso represivo que recae por completo en manos de la Policía Nacional y que conduce a la trilogía que posibilita malos tratos y la tortura: la arbitrariedad, la opacidad y la impunidad policial. Es una cadena que cuenta con el beneplácito y la complicidad de la Unión Europea.

No queremos que sigan endureciendo las vías de entrada a Europa, ni más devoluciones en caliente, ni más redadas racistas, ni Centros de Internamiento de Extranjeros, ni expulsiones exprés, ni más vuelos de la vergüenza, gracias a los cuales Air Europa y Swift Air se lucran realizando deportaciones con contratos de 12 millones para año y medio. No queremos que se sigan endureciendo los procesos de regularización de papeles, ni que se les ponga obstáculos a las personas más vulnerables para obtener un amparo institucional que es suyo por derecho. Basta de discursos xenófobos, basta de azuzar el miedo a nuestras vecinas migrantes, basta de sacrificar la dignidad de las personas para servir a intereses políticos y económicos.

Ante esta situación, exigimos:

Una investigación en profundidad y el esclarecimiento de todos los hechos enumerados aquí.

Que la investigación de los hechos acontecidos en el CIE de Aluche se lleve a cabo hasta el final para así romper la cadena de impunidad que rodea estos centros.

Que, para ello, se interrumpan las deportaciones de las personas internas maltratadas en el CIE, asegurando sus Derechos Humanos, dándoles todas las garantías jurídicas y poniendo a su disposición la atención sanitaria adecuada.

Al Ministerio de Interior: el cierre inmediato del CIE de Aluche de los CIE, y de todos los demás CIE del Estado español, pues su mera existencia es, en sí misma, una vulneración de derechos

Y hacemos un llamamiento a todas las personas del Estado español para exigir estos reclamos, apelando a la solidaridad y movilización de la ciudadanía para que tomen parte en las campañas difundidas a través de los lemas #CIEsNO #StopDeportación y #QueLosDeportenAEllos

Por el cierre de todos los CIE, centros infames, opacos, injustos e intolerables.

Por el fin de las políticas racistas, represivas y criminalizadoras.

Por una apuesta hacia políticas que respeten los Derechos Humanos, que reconozcan la plena ciudadanía de las personas migrantes y que promuevan la convivencia. No vamos a parar.

Campaña Estatal por el cierre de los CIEs, 28 de octubre de 2016

La imagen puede contener: 4 personas

La dignidad no puede ser encerrada en un CIE

Unas 60 personas han pasado toda la noche en la azotea del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Aluche de Madrid a la intemperie para exigir de forma pacífica dignidad frente a las deficientes condiciones de internamiento que vulneran los derechos más elementales y exigir su libertad ante una medida tan ilegítima como desproporcionada.

Durante la última semana, en el CIE de Aluche, varios enfermos han recibido una atención sanitaria inadecuada, enfermos que además han sido expulsados a pesar de tener un cuadro febril complejo, como ha podido comprobar una de las organizaciones sociales que visitan este CIE. Cabe recordar que hace 5 años murió Samba Martine, interna en este mismo centro, tras serle negada la asistencia médica hasta en diez ocasiones. Esta misma semana también se ha podido contrastar falta de prendas de abrigo, lo que ha empeorado la situación de las personas enfermas. El cuadro más dantesco se vivió el pasado domingo por la tarde con enfermos esparcidos por el suelo sin ningún tipo de atención médica, al no estar concertada en ese horario, como denuncian las organizaciones sociales. Asimismo, esta semana, se ha podido documentar casos de expulsiones sin notificación en tiempo y forma, algo especialmente grave si tenemos en cuenta que el propio Juez ha recordado al director del CIE que ha de respetar el derecho de asilo(no respetarlo implica expulsar a personas cuya vida puede estar en peligro en caso de retorno forzoso a su país).

Las lamentables condiciones del CIE de Aluche no son ni un problema puntual (link1) ni específicas de este CIE sino que reflejan un problema estructural que afecta a todos los centros de internamiento del Estado, sentencian las organizaciones sociales. Por ejemplo, el CIE de Zapadores (Valencia) se encuentra cerrado temporalmente debido a una plaga de chinches a la que no se acaba de poner solución y somete a los internos a una tortura cotidiana. El CIE de Barcelona ha reabierto en medio de una fuerte polémica por no cumplir las mínimas condiciones humanitarias. Del CIE de Murcia se han fugado cerca de 70 internos la semana pasada. Hace unos meses las trabajadoras sociales solicitaron de nuevo el cierre del CIE de Barranco Seco en Canarias ante las deficientes infraestructuras. Incluso el propio Ministerio del Interior ha reconocido ante un juez que no puede garantizar las mínimas condiciones y que eso podŕia llevar al cierre de los CIE por imperativo legal, como ya denunció la Campaña Estatal por el Cierre de los CIE (link2)

Por todo ello, la Campaña Estatal por el Cierre de los CIE, manifesta y denuncia que:

  • La dignidad no puede ser encerrada ni sometida dentro de un CIE, por esta razón la reivindicación de libertad y trato digno es una expresión de protesta tan importante como legítima ante las políticas migratorias de UE.
  • Los CIEs quedan muy lejos de ser centros de acogida de migrantes como se pretende hacer creer en ocasiones a la opinión pública; son calabozos ampliados en los que se priva de libertad a personas para ser deportadas contra su voluntad. Por ello, consideramos legítimos y justos y vamos a seguir apoyando los movimientos de resistencia de las personas internas.
  • Las políticas migratorias de la UE no sólo no respetan los Derechos Humanos sino que además generan racismo institucional en forma de denegación de asilo, identificaciones policiales, internamientos y expulsiones.
  • El comportamiento de las personas internas y de las personas congregadas en apoyo en torno al CIE de Aluche demuestran cómo aún hay espacio para la solidaridad.
  • La situación de los CIE es tan ilegítima como desproporcionada e insostenible al no ser ni un problema puntual en el CIE de Aluche ni específico de este centro, es un problema estructural que clama por el cierre de todos los CIEs del Estado
  • Es necesario un seguimiento de los casos de cada una de las personas movilizadas, el trato al que son sometidas y el destino que se les depara. Asegurando sus derechos como la defensa judicial adecuada o la asistencia sanitaria.

Ante todo esto, los colectivos de la Campaña Estatal apelan a la solidaridad y la movilización sostenida de la sociedad por el cierre definitivo y sin condiciones de todos y cada uno de los CIEs del Estado Español e instan a participar en próximas convocatorias que serán difundidas en las redes sociales mediante etiquetas propias como #CIEsNo.

Migrar es un derecho, no un delito.

¡Ningún ser humano es ilegal!

¡Cerremos los CIEs!

—  —  —

LA DIGNITAT NO ES POT TANCAR EN UN CIE

Unes 60 persones han passat tota la nit en el terrat del Centre d’Internament d’Estrangers (CIE) de Aluche de Madrid a la intempèrie per a exigir de forma pacífica dignitat enfront de les deficients condicions d’internament que vulneren els drets més elementals i exigir la seua llibertat davant una mesura tan il·legítima com a desproporcionada.

Durant l’última setmana, en el CIE de Aluche, diversos malalts han rebut una atenció sanitària inadequada, malalts que a més han sigut expulsats malgrat tenir un quadre febril complex, com ha pogut comprovar una de les organitzacions socials que visiten aquest CIE. cal recordar que fa 5 anys va morir Samba Martine, interna en aquest mateix centre, després de ser-li negada l’assistència mèdica fins a en deu ocasions. Aquesta mateixa setmana també s’ha pogut contrastar falta de peces d’abric, la qual cosa ha empitjorat la situació de les persones malaltes. El quadre més dantesco es va viure diumenge passat a la vesprada amb malalts escampats pel sòl sense cap tipus d’atenció mèdica, al no estar concertada en aqueix horari, com denuncien les organitzacions socials. Així mateix, aquesta setmana, s’ha pogut documentar casos d’expulsions sense notificació dins del termini i en la forma escaient, alguna cosa especialment greu si tenim en compte que el propi Jutge ha recordat al director del CIE que ha de respectar el dret d’asil (no respectar-ho implica expulsar a persones la vida de les quals pot estar en perill en cas de tornada forçosa al seu país).

Les lamentables condicions del CIE de Aluche no són ni un problema puntual (link1) ni específiques d’aquest CIE sinó que reflecteixen un problema estructural que afecta a tots els centres d’internament de l’Estat, sentencien les organitzacions socials. Per exemple, el CIE de Sapadors (València) es troba tancat temporalment a causa d’una plaga de chinches a la qual no s’acaba de posar solució i sotmet als interns a una tortura quotidiana. El CIE de Barcelona ha reobert enmig d’una forta polèmica per no complir les mínimes condicions humanitàries. Del CIE de Múrcia s’han escapolit prop de 70 interns la setmana passada. Fa uns mesos les treballadores socials van sol·licitar de nou el tancament del CIE de Barranco Seco a Canàries davant les deficients infraestructures. Fins i tot el propi Ministeri de l’Interior ha reconegut davant un jutge que no pot garantir les mínimes condicions i que açò podŕia portar al tancament dels CIE per imperatiu legal, com ja va denunciar la Campanya Estatal pel Tancament dels CIE (link2)

Per tot açò, la Campanya Estatal pel Tancament dels CIE, manifesta i denúncia que:

• La dignitat no pot ser tancada ni sotmesa dins d’un CIE, per aquesta raó la reivindicació de llibertat i tracte digne és una expressió de protesta tan important com a legítima davant les polítiques migratòries d’UE.

• Els CIEs queden molt lluny de ser centres d’acolliment de migrants com es pretén fer creure en ocasions a l’opinió pública; són calabossos ampliats en els quals es priva de llibertat a persones per a ser deportades contra la seua voluntat. Per açò, considerem legítims i justs i anem a seguir recolzant els moviments de resistència de les persones internes.

• Les polítiques migratòries de la UE no solament no respecten els Drets Humans sinó que a més generen racisme institucional en forma de denegació d’asil, identificacions policials, internaments i expulsions.

• El comportament de les persones internes i de les persones congregades en recolze en torn al CIE de Aluche demostren com encara hi ha espai per a la solidaritat.

• La situació dels CIE és tan il·legítima com a desproporcionada i insostenible al no ser ni un problema puntual en el CIE de Aluche ni específic d’aquest centre, és un problema estructural que clama pel tancament de tots els CIEs de l’Estigueu.

• És necessari un seguiment dels casos de cadascuna de les persones mobilitzades, el tracte al que són sotmeses i la destinació que se’ls ofereix. Assegurant els seus drets com la defensa judicial adequada o l’assistència sanitària.

Abans de res açò, els col·lectius de la Campanya Estatal apel·len a la solidaritat i la mobilització sostinguda de la societat pel tancament definitiu i sense condicions de tots i cadascun dels CIEs de l’Estat Español i insten a participar en pròximes convocatòries que seran difoses en les xarxes socials mitjançant etiquetes pròpies com #CIEsNo.

Migrar és un dret, no un delicte.

Cap ésser humà és il·legal!

Tanquem els CIEs!

cie estatal